Puedes quemar todas nuestras fotos, pero eso no desaparece lo bello de nuestro encuentro. Puedes ahogar todas tus penas y jalar la cadena sin misericordia, pero eso no desaparecerá nuestros olores. Puedes intentar desaparecerme de tu vida, pero yo soy quien te dio razones de más para vivir. El odio es buen consejero, pero el perdón es un paracaídas eterno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s