Independientes y otras hierbas

La verdad había querido escribir estas líneas hace rato, desde que una de las herederas de La Fábrica de Salchichas nos añadió a un grupo de Whatapp`s de independientes he penado tratando de entender que es lo que está pasando por la mente de la gente que ha decido impulsarse o ser impulsado por medio de las candidaturas de libre postulación. Pero hoy fue el colmo, hoy comprendí que lo que estoy viviendo tengo que ir redactando porque luego se me va olvidar cada trama o teatro que estoy viviendo tanto como candidato que busca las firmas como parte de un movimiento que no tiene reparo en tomarse un hashtag y decir que es suyo o hacer tándem con un ciudadano que insulta la profesión de payaso con su homofobia pero este es el más visible energúmeno de la fauna de auto denominados “independientes”. Hay desde los que pertenecieron a partidos o momias políticas que no tienen reparo en mostrar como sus expresidentes privatizadores le firman la lista de libre postulación o comparten luego su Plan de Gobierno. Esta es la fauna que puebla este mundo paralelo; un mundo paralelo que solo durará hasta que tres de todos los inscritos logren la mayor cantidad de firmas en sus circuitos o alcaldías ya para presidente es otra historia. Igual el filtro de tres parece injusto pero poblar las papeletas con pastoriles anecdóticos postulantes de postureo no parece ser la solución. Alguien dirá “bueno ya los partidos están llenos de impresentables” y otro complementará “esos candidatos son reflejo de la sociedad que somos”    Una gran verdad es esta última afirmación. La cual me lleva nuevamente al principio. ¿Quién es independiente o qué te hace ser independiente? ¿Independiente de qué? ¿De ¿quiénes? ¿Cuál será el plan de acción una vez ganen este hombre y mujer independiente? ¿Libres de que están? ¿Libres de pecados tirando piedras bajo una consigna cortada a la medida de sus necesidades? No a la reelección pero existen candidatos independientes que luego de su paso por la Asamblea Nacional sueñan con la Presidencia y su mayor logro ha sido no faltar ningún solo día a La Asamblea. Vice-alcaldes independientes que ahora van por la alcaldía ¿Quién está dentro, quién esta fuera?.  Una cosa que he repetido y muchas veces es la falta de formación política del 98% de estos candidatos que son buenos para las matemáticas electorales, para calcular el subsidio o mejor aún todos tienen esa vena abogadística que puebla las calles de nuestro país y que al llegar a la Asamblea solo recuerdan las leyes o decretos que mantienen lo público en el secretismo. Un mundo poblado de personas que no saben (o no les importa) que sistema los explota, quién nos tiene bajo esta amenaza perpetua de degradación ambiental y que solo la recuerdan convenientemente cuando se abrazan a los árboles. Aquí hay más que gato encerrado. Hay una sociedad que está cómoda en su miseria mental y de valores. Todxs son la panacea de cambio, pero dónde está el verdadero enemigo si estos candidatos no comprenden que al hablar de la corrupción en abstracto, sin referirse al sistema que la crea, es como hacer de mago sin entender que el conejo no viene de un huevo. Lo ha metido el sistema al sombrero.

 

 

Belda